No consiento que me quieras

Probablemente sea una de las veces más complicadas a la hora de enfrentarme al síndrome del folio en blanco.

Hoy, 25N, es un día muy especial para muchas mujeres en el mundo que se enfrentaron, enfrentan y, desgraciadamente, se enfrentarán al maldito mundo de los malos tratos.

lazo_violencia_generoEnciendes la tele, escuchas la radio, lees los periódicos… y cada día aumenta el número de víctimas a manos de sus parejas. Pero, ¿estamos haciendo algo al respecto?.

Mucha gente cree que la cárcel es la solución para estos mal nacidos y he de reconocer que en un porcentaje muy alto yo también estoy de acuerdo, aunque sólo sea por la tranquilidad que le da a su víctima al estar encerrado. Pero, ¿la educación? ¿Nos hemos parado a pensar en qué educación les estamos dando a nuestros hijos/sobrinos/primos…? Esos niños no pueden crecer normalizando esta situación sino repudiándola.

No podemos consentir que una mujer viva con el miedo de escuchar los pasos de su marido por el pasillo. Con el pánico del ruido de unas llaves al abrirse la puerta de casa. Con la seguridad de que él es su dueño. Con el terror de no saber si habrá un mañana. Con la certeza de que mañana o pasado morirá.

No podemos consentir que una mujer deje de vivir. Que tenga un sentimiento de supervivencia. Que sienta vergüenza porque un hijo de puta ha decidido que vejándola él se siente mejor. Que no salga de casa por miedo a las represalias. Que se sienta sola. Que tenga miedo a que no la crean. Que prefiera antes que le crucen la cara a seguir viviendo el maltrato psicológico. Que no sepa lo que es el cariño. Que viva bajo la manipulación permanente. Que se sienta culpable. Que crea que se lo merece. Que viva bajo los ojos de su verdugo.

No podemos consentir que se dé por hecho que ésto sólo pasa en clase social baja o media baja. No se puede consentir que si el maltratador tiene un nivel más alto la víctima sea el verdugo, que tenga la fiel creencia de que nadie le va a creer, que la duda sobre la víctima aumente.

Pues no señores, desgraciadamente este asqueroso mundo existe con independencia de clases. La corbata y el cinturón de Louis Vouiton o Hermès también dejan huella.

No podemos consentir que otras mujeres se inventen que han vivido episodios horribles frente a sus maridos para conseguir beneficios económicos o una vida más cómoda. No podemos consentir que destroce la vida de ese hombre. No podemos consentir que haga daño y siembre la duda sobre las mujeres que sí han pasado por eso y gritan en silencio que les ayuden. Porque si eres capaz de inventarte que tu marido te ha hecho todo lo que relatas, serás capaz de asumir las consecuencias que eso conlleva porque ten por seguro que ese daño jamás se lo podrás borrar.

No podemos consentir que las mujeres que han vivido bajo el yugo de estos hijos de puta vivan con miedo hasta que se mueran. Sólo la cárcel les da unos momentos de tranquilidad pero viviendo con la angustia de que algún día saldrán. Mi pregunta es, ¿se les rebaja la condena por buen comportamiento?. Más que nada porque ese maravilloso comportamiento es el que les ha llevado a estar encerrados y todos sabemos que sin la víctima cerca su comportamiento va a ser brillante. ¿Por qué no están encerrados de por vida?, ¿por qué no hay cadena perpetua para todo aquel cabrón que no ha cejado en maltratar psicológica y físicamente a una mujer?.

No señores, pena es la mujer del pene. Asco, rechazo, y una ley lo suficientemente contundente y dura para devolverle a todas esas mujeres un poco de todo lo que estos hijos de la gran puta les robaron.

Nadie es quien para robarnos la sonrisa y menos para robarnos a nosotras mismas. La única dueña de una misma es una misma.

Conciencia señores, conciencia para erradicar una de las mayores lacras de la sociedad y ayudar a quien nos está gritando en silencio “sacadme de aquí”.

Pase el tiempo que pase, NO ESTÁIS SOLAS

Para una persona muy importante para mí y para todo el equipo de KreisyTV: eres una gran luchadora, siempre estamos contigo y jamás te soltaremos la mano. Ahora sí, TE QUEREMOS y este cariño que duela de felicidad.

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *